8.6.07

Cadenas de cristal para Amelie

∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞∞
Querida Amèlie, me has hecho recordar las delicias de aquella tregua maravillosa; aquellas dos horas en que estuve a tu lado, viéndote encarrilar el mundo de los otros. No recuerdo la música que sonaba, solo recuerdo aquellos carbones de tus ojos, la picardía inocente y generosa de personaje inolvidable que enamora con un gesto.
Mi alma ha regresado, la ví hoy por la mañana comprando un libro de poesías llamado: La lógica de Orfeo; por la única razón de haber oído por la radio, un poema de Ana Merino incluído en él. No le dije nada, no quise entretenerme porque andaba visitando clientes y cobrando facturas (quizás por eso no le dije nada). Se la veía contenta con el libro bajo el brazo por las aceras soleadas pensando en miradas de perras enigmáticas y paseos del brazo de un hada por las calles de Berlín al comienzo de un verano que nunca ocurrió. Creo que en un momento buscaba tu mirada en las muchachas que se cruzaban en su camino, pero no debe haberla encontrado, no se dió la vuelta ni una sola vez.
Ni ella ni yo sabemos cómo es tu mirada, y puede que nunca lo sepamos, pero hemos hablado de ello, y llegamos a la conclusión de que en tu mirada, la que tú ves frente al espejo, no se ven las cosas que se ven desde nuestra distancia; porque has deseado tener lo que ya tienes, porque deseas conmover los corazones que ya están sometidos.
Me gusta pasear por este mundo frágil, sujeto por cadenas de cristal amarradas a sueños y aspiraciones íntimas; me gusta que me busques y buscarte, cuando una sed indescriptible nos puebla el pensamiento de poesía. Quiero oir, al cerrar los ojos, un cuento que me lees desde lejos; y escuchar claramente el acento de la amada patria de la sensibilidad en tu voz, porque somos extranjeros de lo cotidiano, cuando nos buscamos. Te ofrezco esta cadena transparente, que no ata más que aquello que queramos. En ella viajan tus ojos misteriosos y la prolija falsedad de mi flequillo. Mezclados los deseos verdaderos con aquellos que surgen de lo lúdico y no deben nunca rendir cuentas; nos besamos a través de esta cadena sin que lleguen a tocarse nuestros labios, pero ¡¡ que agradable sensación!! sentir la suavidad de este cristal en contacto con el alma.

8 comentarios:

e-catarsis dijo...

...qué curioso es todo...qué extrañas coincidencias...la música de esta adorable película es la me avisa que tengo una llamada, lamento que no la recuerde porque es como Amelie, dulce, extraña, bruja, obstinada, sensible, empática...

(no entiendo bien el significado de la palabra prolijo)

Saludos y...pliñ!!

Mari dijo...

mmmmmmmm

Osvaldo Michelon dijo...

¡JO PRIMA!¿ESO ES UN COMENTARIO O UN ESCAQUEO?, SSSSSSSSS

MALEFICABOVARI dijo...

Es un comentario, por diossssssss, no me sea tan exigente. Acabo ahora de trabajar, y esta noche leeré esto detenidamente, y le hablaré de esas cadenas, que existen, sí, no son físicas, pero existen, en el corazón de cada uno¡
Jo, la Mari, que debe de estar a tope, por dios.... que luego seguro nos invita a NY,no la joda ahora, por diosssssssssssssssss

Letra de Mujer dijo...

Perdí mi alma hace un tiempo, no la encuentro. Si la vé por Cuba, Madrid, o donde quiera que ud esté, me avisa?
Le mando un beso encadenado.

laonza dijo...

le había dejado mi alma en mi comentario, el que se me acaba de borara no se porque razón, pero voy a recordar cada una de las palabras que salieron corriendo de mi alma para usted a ver si puedo sino le dejo este ....
ha dejado en mi alma hoy espejos con reflejos maravillsos.... es lo unico que mi poca memoria me deja recordar... lo intentaré

le quiero diablo. un beso

laonza dijo...

Si ... recuerdo un pedazo mas ahora que agotada me voy a dormir.... le vi luzbel, con un pañuelo prendado de su cabeza, en la gran via, me gire a mirarle, como quien quiere que un misterio se desvele, pero a la vez tiene miedo que le tomen por cuerdo jeje, le vi y me le quede mirando, y segui su imagen hasta que se perdio en plza de españa , le amo y le desarmo como siempre me pasa desde algunoss meses que estoy aqui en este terreno de la nada, de lo virtual... le repito, le quiero, me halaga con cada una de sus palabras y en este mundo en el que honramos con ellas le dejo un regalo. para usted ... un imagen mia, no por que me crea gran cosa .... jjejeje faltaba mas, mi avatar cambiara dentro de poco para que cuando en algun lugar nos choquemos..... sepamos reconocernos..... el avatar por unos dias... entendio la clave mi diabl

Lúzbel Guerrero dijo...

PURI: Espero querida le haya satisfecho mi explicación flequillera por la línea tibiecita.
A esta altura del partido, no sé porqué se asombra de las coincidencias que arrastramos.
MARI PURI,... lamento informarle que Ud. y un servidor, pertenecemos a la misma estigmatizada raza del espíritu.

MARI:µµµµµµµµ

OSVALDITO: los capones los doy yo, y los besos también, Ud. a escribir posts, que le salen mejor que los comentarios. ¡Brase visto!

MORENASALÁ: No se preocupe, que ya puse en su sitio a ese borde. Supongo que a estas horas ya habrá leído los destellos de las cadenas de cristal; sabe que me gusta mucho hablar con Ud., y le prometo que intentaré permanecer callado treinta segundos (de una tacada), y que le dejaré terminar sus frases (2)...¿hace?

JUNE; cosita de papá, Ud. no ha perdido nada, sólo es esa puta sensación otoñal que la confunde. Nada que no puedan solucionar unas horas extras de sueño, caminatas de media hora continuadas después de cenar y salvar a un náufrago (aunque sea uno mismo).
Besos; ... esto también pasará.

LAONCITA: ¡¡Te mato!!; mira ex-pelirrouge, si hubiera sido al revés, habría corrido a abrazarte, darte besos; mirarte con cara de felicidad (aquí más besos), mientras esquivaba los ganchos de izquierda, los directos de derecha, y los uppercut y patadones de Charlie. Todo eso habría hecho, además de sentirme feliz. ¡Esta me la pagas mamá hermosa!.

PD: No he entendido la clave de los avatares, y te aviso que como estoy cabreado, con la excusa de besarte en la mejilla, te morderé una oreja en cuanto te vea (Mike Tyson lo hizo, pero no a mi LAONCITA, sino a un negro grandote y escurridizo).